jueves, 13 de noviembre de 2008

La gruta

Como no se nos ha ocurrido nada todavía –quizá debido a una prolongada ausencia de aguardiente—, vamos a repetir invitado, mas no escrito: Carlos Villafañe con este poema épico:


En aquel dulce paisaje
do el freso rosal perfuma
y donde franja la espuma
del mar su nítido encaje
donde el lánguido celaje
del astro crepuscular
con encanto singular
tiene su imperio dorado
¡oh!, allí no me ha pasado
nada de particular.

Y un par de poemas más, notables, de los de la Gruta Simbólica. Desconocemos los autores, aunque sospechamos que el primero es de Eduardo Ortega:

Pienso cuando estoy fumando
que todos vamos al trote
que la vida es un chicote
que se nos está apagando
mas, si en el instante nefando,
Dios me viene a preguntar:
¿quiere usted resucitar?
le diré, echándole el humo:
no gracias, señor, no fumo
porque acabo de botar.

El que sigue es un verso patriótico inmortal:

Si pública es la mujer
que por mala es conocida
república viene a ser
la mujer más corrompida
y siguiendo el proceder
de esta lógica absoluta
todo aquel que se reputa
de la república hijo
viene a ser
a punto fijo
un grandísimo hijueputa.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado pablo Rolando, ya sabía yo de intelectual inclinación por la lírica popular...

Makaria dijo...

Hmmm, qué raro... Un maravillosísimo post, ¡y en ausencia del aguardiente!...

Camilo Jiménez dijo...

¿Cómo que sin aguardiente, estimado? Le hago la pregunta que se escribió uno que estaba por los laditos de la Gruta, Jorge Pombo:

¿No se pudo destapar
ese magnífico tónico
para este guayabo crónico
que me quiere asesinar?

Dicen que Ignacio Posse Amaya le contestó:

No lo puedo remediar,
aunque me frunzas el ceño:
te diera con todo empeño
no esta botella sin fama,
sino el mismo Tequendama
convertido en ron costeño.

Martín Franco dijo...

Excelente. Pero dele más al aguardiente, Pablito. Un abrazo.

superior dijo...

kayak6751
flytian
sunce026
taishici
lvmeng565